jueves, 8 de abril de 2010

POR LA CARNE

Jorge Luis Mírez Tarrillo.

A quien no le ha gustado una ensalada de frutas, un jugo o tomarse un emoliente en la Plaza de Armas. Hay quienes dicen que la comida debe ser vegetariana, otros mixta... allá ellos porque para un modesto cristiano hay que comer lo que pueda caer en el plato. Mas pensemos un poco. Son tres millones de años de nuestra especie. Tenemos similares como diversos monos y el chimpancé. Que nos diferenciaron? Quizás dos cosas (no soy tan docto en el tema, pero opero con principios físicos básicos): la actividad de la mano y la comida. Por ejemplo, hace pocos años, China era un país pobre, la gente comía arroz principalmente, eran bajos en estatura. Hoy las cosas han cambiado y el mayor poder adquisitivo, han permitido a los chinos mejorar su dieta, en estas dos o tres últimas generaciones, el promedio de talla se ha incrementado, debido al consumo de carnes. Alguien podría decir, que no es menester del ser humano, comer la carne de un animal... Hace tres millones de años, esos primeros pasos estuvieron marcados por la lucha contra animales que eran nuestros depredadores, de alguna forma tuvieron que defenderse y matarlos. Por algún motivo o por nuestros antecesores a la especie humana, se tenía el hábito de comer carne. Luego vino el fuego y el consumo de carne se hacía más fácil y agradable, aportando muchas proteínas que favorecieron principalmente el crecimiento del cerebro humano. Imaginad amix que durante miles de miles de años esa a sido nuestra comida, fuimos depredadores, extinguimos especies, cuando ya no quedo que cazar, se tuvo que iniciar la agricultura y la ganadería y lo que vino después. Son tantos miles de años, que incluso están grabados en nuestros genes, o, a quien no le gustado un pollito a la brasa o la comida rápida, esos negocios tienen asegurado su clientela (a solo que los traten mal) por unan cuestión genética. Aun así en mis años mozos, un pescadito frito sobre una fogata al lado del río, sale más delicioso que uno hecho en casa. Es una pequeña visión a nuestro pasado, que debemos tener en cuenta, a veces pensamos que actuamos concientemente, más es cuando, se puede observar que muchos comportamientos humanos están programados de generación en generación. PD: Hace meses ví en el Discovery que ya los leones, cuando ven un ser humano, se escoden o huyen, quizás aprendieron tras prueba y error, que el ser humano es un terrible depredador y que de los leones no sacará flores o hierbas.

No hay comentarios: