sábado, 17 de abril de 2010

Respuesta a carta Prof. Fernando Vera sobre propuesta Mi Niña Chota

Jorge Luis Mírez Tarrillo.

CONCLUSION: Zapatero a tu zapato...

Cierto lo dicho en el archivo adjunto. No queda mas que el progreso social va muy alla de ideas religiosas y buenos sentimientos hacia el terruño y su población,... No hay nada de malo en ello, más bien, es grato saber que hay personas de ese tipo. Pero campañas políticas y procesos electorales locales, son otra cosa de decir y hacer.

Quien en Chota tiene solvencia moral?? Tú, yo, aquel, ese... quien calificaría ese término solvencial moral ?? Acaso no es un término algo relativo ?. Quizás como soy católico, no podría llamar a un buen Pastor de otra religión a pesar que sé que tiene una buena capacidad de trabajo. Pero a que llamaremos capacidad de trabajo ? quien lo acuñaría ese término para calificar a las personas desde 0 a 20 ?. sabemos que si haces algo, está mal, si no haces nada, también está mal --> por lo tanto, la gente siempre es inconforme. Pero menciona algo también preocupante, dice que será abierto para todos, pero a la vez, seleccionará gente de su entera confianza... plop !!!.

No piensen mal de mí, pero acá esto no se ajusta a algo que fomente la participación ciudadana, dentro de un marco de apertura y participación libre y bien pensada.Quien se entera como yo, cada cierto tiempo, de la buena labor de chotanos y amigos de Chota, ad alegría saber de ese pensamiento humanista, de desprendimiento... pero eso no indica que hay que dejemos de pensar en aquellas bases económicas que sustentan el actuar personal y de toda la población... que la gente desea que alguien buena gente participe en las elecciones y gane, estaría en contradicción, porque basta ir al Banco de la Nación a ver como la gente hace cola por 100 soles que el Gobierno paga para que la gente se rep...

Es fácil pensar en una nube, pero es arriesgado pensar y decirlo con los pies platados en la tierra... quien tenemos que perder algo por pensar y analizar las cosas, lo pensamos dos o más veces. Best regards

Atentamente:
JORGE MIREZ
http://jorgemirez.blogspot.com/
http://jmirez.wordpress.com/
http://compinformatidf.wordpress.com/
http://geocities.ws/achc_chota/index-2.html

+++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++

Punto sobre la jota

Fray Martín de la política
Fernando Vera V.
Amor y Llaga 274
(Chiclayo, 17 abr. 2010)

El padre Severiano, como nunca antes más metido en política, efectuó hace poco una propuesta audaz que luego la retiró: presentar una lista de consenso bajo la denominación de “Mi niña Chota” o algún partido político, para las elecciones municipales de octubre, integrada por personas independientes con solvencia moral, vocación de servicio, capacidad de trabajo y de su entera confianza, que unirá a todos los partidos y movimientos políticos, sin excluir a nadie, y con elecciones previas para seleccionar a los candidatos.
Hasta allí la propuesta suena interesante, osada, conciliadora, proactiva, quizá novedosa. Nace de su profundo amor hacia nuestro pueblo, del que es, como ha dicho siempre el padre Severiano, un hijo adoptivo. Nace también de su sana y genuina preocupación por nuestros problemas y de su compromiso por participar de su solución. Todo ello reconocido por el pueblo chotano y valorado por este semanario (Amor y Llaga N° 291).
Sin embargo, su propuesta tiene muchas aristas que es preciso advertirlas. Primero, subyace un pensamiento paternalista, que limita la libertad de los ciudadanos y en sus extremos agudos conduce al autoritarismo. Esa mentalidad paternalista ha hecho mucho daño a nuestros pueblos. Políticos corruptos e inescrupulosos han echado mano siempre a este recurso para perpetuarse en el poder. (Veamos la actuación de los alcaldes de Chota de los últimos veinte años, a los que apoyó abiertamente). Segundo, en consonancia con la idea anterior, quiere hacernos saber que somos incapaces de gobernarnos, el pueblo chotano es incapaz de gobernarse, somos incapaces de ejercer nuestra libertad, entonces la solución es que la gente de su confianza debe gobernar.
Promover consensos entre las agrupaciones políticas y compromisos serios entre sus dirigentes y candidatos (como los que hizo inicialmente frente a la compra de conciencias y votos durante la campaña electoral) es diferente a auspiciar una lista electoral aprovechando la autoridad religiosa que se ostenta, o promover una candidatura manipulando cierta mentalidad paternalista que aún está en el sustrato ideológico del campesinado.
Como dice la carta de su sobrino Jesús, “querido tío Seve, algo urgente quiero que arregles cuanto antes”.

No hay comentarios: