viernes, 23 de abril de 2010

LO MISMO O CAMBIAR EN ALGO...

Jorge Luis Mírez Tarrillo.

Si se tratase de mantener el orden de cosas en nuestro pueblo, región o país, no sería para nada necesario la planificación. Pero si lo que se desea es cambiar ese orden de cosas, si se quiere transformar fundamentalmente la estructura económica (y por lo tanto política) y social, la planificación es indispensable.
La planificación tiene que determinar como será el nuevo orden de cosas a que se pretende llegar. No se trata solamente de valores económicos. Si alguien se propone elevar a un alto nivel el bienestar mensurable en bienes materiales, en educación y en salud, es fundamentalmente para exaltar la personalidad del hombre y no para subordinarlo a exigencias de un sistema económico que pueda tener sus propias características locales.