jueves, 8 de abril de 2010

EXPLICAR...

Jorge Luis Mírez Tarrillo.
Publicado en Semanario "Amor y Llaga". Edición 27 Diciembre 2009. Chota. Perú.

Hace unos años, un grupo de estudiantes del Colegio San Juan, visitó las instalaciones de Casa de Fuerza del Hospital de Chota. Estando de turno, fui solicitado pa' explicar los equipos y su funcionamiento. Ciertamente son tecnología del 68, pero bien hechas hermano, pues son a base de normas DIN (Normas Industriales Alemanas), si señor!...nada que envidiar a los tanques de "última tecnología chinos" que tanto habrán hablado en las noticias. Bueno también hay otros equipos que a lo largo de los años se han ido incorporando, pero de calidad inferior (a mi parecer). Desconocía la base teórica que tenían estos jóvenes, dado que a pesar de ser equipos "conocidos" en el ambiente técnico, se requería alguna base en cinemática, dinámica, termodinámica, electricidad y magnetismo...Entre una y otra descripción - explicación, no estaba de menos esperar preguntas, hubo varias pero una en especial, un joven me preguntó: ¿Cómo es que la energía mecánica se transforma en electricidad en un generador eléctrico?. Era sencillo de explicar con una sola fórmula asi de tajante, pero el explicarlo bajo conceptos físicos era ahi el objetivo, porque estamos quizás mal acostumbrados en aprender los temas de física (y quizás de matemática) de memoria, con razón me decía un amix que es por ello quizás que ese(os) curso(s) se hace(n) aburrido(s). Quizás no dí la mejor respuesta en ese momento, y que era en decir que en un espacio de aprox un milímetro llamado entrehierro, campos magnéticos interaccionan bajo condiciones determinadas que permitan el flujo de la energía en una sola dirección (hacia las cargas eléctricas)... Pero eso, me hizo pensar en que si sabrían responderme otras preguntas: ¿Qué es energía?, ¿Qué es un campo magnético? y ¿Cómo imaginaban (los que estaban atentos) que en un espacio de un mm sólo haya a la vista aire pero energía fluyendo?... Pensé que quizás haga mal, influenciando un pensamiento idealista, cosa nada saludable para una formación objetiva. La visita terminó. Las visitas técnicas deberían ser una obligación (quizás con un base teórica mínima), para que cuando acabe la ilusión de la secundaria, la del colegio, la del vacilone; al menos sepan un índicio de lo que desean ser y no que otros decidan por ellos. Como dijo Louise Hart:"Cuando aprendas a ser dueño de tus pensamientos, de tus emociones, de tus pasiones y de tus deseos, la vida deja de ser una lucha y se convierte en una danza". Amén.

No hay comentarios: