sábado, 9 de octubre de 2010

TAN PEQUEÑO NO ME LO IMAGINE

Corría el año 2002, andaba con más de una neurona atrapada en temas de electrmagnetismo aplicado, iniciaba mi carrera de investigación y necesitaba sustentar mi tesis de ingeniero mecánico electricista en la UNPRG. El tema, era interesante y tenía en gran apoyo de un amigo cubano Ing Tristá del CNEA. Procuré avanzar en la parte teórica, si que fue un salto cuántico que dí, luego procuré hacer una simulación del proceso y obtuve unos resultados que los presente a un congreso en Chile, después de correcciones, fue aceptado para exponerlo. Cual viaje épico, fui desde Chota por tierra hasta Concepción - Chile. Era el único peruano y el evento se trataba de evaluación de la calidad de la simulación numérica aplicada a la ingeniería (QUANSE 2002). La U de Concepción, era grande, bonita y tranquila. Había mucho europeo y más de una vez me pregunté que hacia yo acá. Mi gran amigo Aníbal Coronel, andaba por ahi estudiando sus ciclos de doctorado en matemática y me recibió y alojó en su casa. Casi al finalizar el evento, me dijo que era conveniente visitar el puerto de Concepción, llamado Talcahuanaco. El bus era envidiable para ser un servicio de tranposrte urbano, pasamos muchas escuelas, ferrocarriles, autopistas, bosques, todo verde, mucha vegetación. Entramos al puerto y el bus circulaba cerca al mar, ibamos hasta el último paradero, ahi me había dicho que un pequeño barco aguardaba la llegada de todo peruano. Áníbal me dijo: Allá, allá está el Huáscar !... Dónde?, le respondí. No lo podía observar, las olas borraban una pequeña embarcación, que parecía del tamaño de una bolichera que he visto en Pimentel, yo no creía que sea ese barco el Huáscar. Al bajar del bus, y caminar unos pasos, lo pude observar. Con un sentimiento de patriotismo, el corazón inmóvil, el sentido común perdido, la admiración al límite... sólo me quedo decir: Cómo algo tan pequeño, pudo hacer tanto. Es un barco pequeñito, tan indefenso se ve, y eso que frente a él esta el mástil (gigante) de uno de los barcos que hundió. No pude ingresar al Huáscar, el militar chileno muy atentamente nos dijo que estaba en mantenimiento. Hacia mucho frío, en el mercado nos servimos una rica comida de mariscos y el retorno a Concepción se hizo. Creo que todo peruano, nos han enseñado el Combate de Angamos, pero quiénes han podido visitar y observar el Huáscar, habrán visto más allá de lo que cualquier relato o video o libro pueda decir. Y como es lógico, su fama no se hizo en el Perú, sino que fue tanta la admiración del mundo que el Perú no tuvo otra cosa de valorarlo. Que pena da en este sentido el Perú... Juan Diego Flores, Kina Malpartida, Sofia Mujanovich, Jorge Chávez, Mario Vargas Llosa, etc etc etc etc... hay que salir del Perú para poder ser valorados, que triste elección.

No hay comentarios: